Subscribe to our RSS Feeds
Image Hosted by ImageShack.us

Cuando la música te atrapa

0 Comments »
Tratar de encontrar una edad exacta para señalar en qué momento llega la música a la vida de una persona es una tarea atrevida. Un ejercicio inútil, si tenemos en cuenta que tratar de buscar en los rincones de la memoria una fecha como esa puede arrojar respuestas muy osadas, como desvariadas. Pero, sí es posible rebuscar en la memoria y encontrar ese momento consciente donde te diste cuenta de la importancia de la música en tu vida.

La música es tan diferente como cada una de las personas. Por lo tanto, puede llegar de manera temprana o en un despertar tardío. Cada persona escoge un estilo, más allá de los grotescos gustos de algunos oídos insanos, pero cuando la música llega a tu vida, en tu búsqueda, a tu rescate -o como quieras llamarlo- es para quedarse.

Image Hosted by ImageShack.us

Al comienzo no sabes de dónde viene, ni cómo. Un disco, un grupo, una canción, y a abrocharse los cinturones, porque se inicia un viaje de emociones y sensaciones que desearás no tenga fin. No habrá silencio. Sólo un ambiente que se inunda de poderosas y agresivas voces, de baladas desgarradoras y guitarras incendiarias extraídas de una realidad, y con una vitalidad, que hasta ese momento quizá ignorabas involuntariamente. La mayoría de radios locales sólo te inundan con “crap music”, y a veces despertar de ese adormecimiento auditivo no es tarea sencilla, sin voluntad de explorador de oídos abiertos.

La verdadera música te escoge en tus audífonos, en tu casa, en tu cuarto, en el auto, en la radio, en la televisión o en el cine. A dondequiera que vayas y dondequiera que estés, la verdadera música nunca te abandona. “El que escribe pierde el control sobre lo que escribe, la gente lo adopta y lo hace suyo”, inmejorable perspectiva de Rubén Blades. La música no es de quien la escribe ni de quien la canta, sino de quien la necesita. Como decía el slogan de una radio local: “La música te pertenece”. Es de todos, sin excepción, “no es parte de una élite”, declaró alguna vez Mábela Martínez, conductora del extinto programa ‘Sonidos del Mundo’.

Cada momento de la vida, casa sensación puede complementarse con música. Un momento romántico más la compañía de una balada de Frank Sinatra -o quien sea de tu predilección- cae como anillo al dedo. Si estás triste o alegre, algo dentro de ti -como rockola automatizada- escogerá la canción adecuada para acompañar ese momento. Parece ilógico, pero sucede. En ese momento te das cuenta que la música es la mejor compañía que se puede tener, en tus ratos de ocio, en una disco, con los amigos, con la pareja o en soledad. En todo momento y lugar, empiezas a entender que existe un nexo invisible entre la música y la vida, a través de los estados de ánimo. Alegre, deprimido, eufórico, en las buenas y en las malas, o al borde del suicidio existencial, la música siempre estará ahí, como fiel e inseparable compañera. Nunca te abandonará.

Cuando la música te atrape te darás cuenta que habrá una melodía que siempre te encuentra. Una canción que te puede hacer recordar. Sólo piensa en ese momento silencioso que de pronto se ve decorado por la música que tú haz escogido, esa melodía cuyas frases te estremecen en lo más profundo de tu ser.

Cuando te conviertes en melómano, seguidor, fanático, devoto, enfermizo coleccionador lo haces hasta que la muerte los separe. Hay que dedicarle tiempo, espacio y dinero a esa pasión, cuya satisfacción va más allá de tener un cuarto lleno de discos, revistas, polos, souvenirs, posters y videos.

Image Hosted by ImageShack.us

Es una relación que va más allá de lo físico, de una cara bonita, un cuerpo escultural o un trasero meneándose. La cantante colombiana Andrea Echeverri (Aterciopelados) decía que el mundo del Pop se está convirtiendo en algo superficial. El escenario se ha llenado de muchas chicas lindas, pero “hacen falta más mujeres contundentes”. Cuanta verdad en aquellas lejanas palabras.

Por eso, sólo deja que lo que escuchas, sea lo que quieres, no lo que imponen. Busca en tu mente, en tu corazón, esa melodía interminable y cuando la encuentres ya no buscarás más. Piensa que si alguna vez te sientes solo y no sabes que hacer, busca ese disco, esa canción y presiona play. Deja que la melodía que haz elegido te libere. O como dice Pearl Jam en su canción Wishlist: “desearía ser la canción de la radio, la que tu haz seleccionado”.

Foto cassette: Cortesia de Fabricio @photobucket
, 9:04 a. m.

0 Responses to "Cuando la música te atrapa"

Publicar un comentario